Electrolisis Percutánea Ecoguiada (EPI/EPM)

La EPI (Electrólisis Percutánea Intratisular)  es una de las técnicas de fisioterapia que más en auge está estos últimos años. Consiste en la introducción de una aguja de punción seca en la zona en la que el paciente sufre una lesión. Dicha aguja se conecta con una máquina de electrólisis que se encarga de emitir una corriente galvánica generando una reacción que trata de activar y regenerar la estructura de la zona lesionada. Es fundamental que este tratamiento se realice bajo un control mediante ecógrafo. Puesto que sin él es imposible saber que estamos en el tejido diana y su zona de afectación que está provocando los síntomas del paciente.

Respecto al tratamiento mediante esta técnica en la Fisioterapia, cabe señalar que el paciente sentirá un pequeño dolor en la zona en la que se aplique. Si este dolor se ve muy aumentado y resulta molesto para el paciente, la corriente se puede modular en cuanto a intensidad y tiempo de aplicación para hacerla lo más llevadera posible.

Esta técnica siempre debe ir acompañada de un programa de ejercicios específicos para la zona lesionada que es lo que ayudará al paciente a regenerar su tejido una vez que ha sido estimulado con la electrólisis.

La efectividad de este tratamiento es muy alta y con un índice de recaídas muy bajo.

Tradicionalmente se ha venido empleando en problemas tendinosos pero actualmente se utiliza para casi todas las estructuras del cuerpo (tendón, ligamento, músculo, nervio…)

CONTACTA CON NOSOTROS

Acepto las Política de privacidad.